"Atendemos todas las obras sociales. Tarjetas de créditos y promociones especiales."  
Rubros
Servicios Adicionales

titulo Historia
El refranero popular tiene muchos dichos que concitan el interés de los estudiosos de estas manifestaciones:

“El ojo del amo engorda el ganado”, “Ojo por ojo, diente por diente”, “Ojo al piojo”, “Ojos que no ven, corazón que no siente”, y así un sinnúmero de expresiones que demuestran como la sabiduría simple se junta con la filosofía (la luz es el primer amor de nuestra vida -Goethe-) o hasta el psicoanálisis cuando narra la vida de Edipo, primer ciego celebre o mas aca la ceguera histérica (Dra. Ángela Obrzalek).

La óptica, mas allá de las implicancias que se narran ya sea en la óptica fisiológica, la óptica geométrica o la física óptica tiene la particularidad de ser un objetivo estratégico para el desarrollo de la humanidad.

Mas allá de las ventajas competitivas que contiene porque vivimos en un mundo visual, como Juan Cuatrecasas ya escribió, “el hombre animal óptico” tiene la curiosa realidad de que muchos países, entre ellos la Argentina, la declararon de interés nacional por intereses extra visuales.

Para quienes creen que la contactología es un fenómeno de fines del siglo XX, podemos sorprenderlos si les contamos que los viejos sopladores de vidrio de Alemania tallaban cuencas especialmente para corregir el queratocono, una deformación corneal muy común en el norte de Argentina y en los lugares de altura como la Cordillera y de ciertos hábitos alimentarios. Famosa es la anécdota sobre Nerón, el salvaje incendiario, observando el salón a través de una esmeralda con una concavidad tallada. No era por coquetería, se dice que padecía de esta dolencia.

Fue en Alemania, en Wisbaden, que la familia Muller presentó el primer modo de característica industrial para fabricar lentes de contacto esclerocorneales que se mantuvieron casi hasta mediados del siglo XX y que tuvieron un gran desarrollo con el advenimiento de los materiales plásticos.

El director de Lenticon, Luis Fliguer, junto a un gran pionero como fue Klaus Pförtner, según muchos autores, tuvo una influencia en el desarrollo de la época mas moderna que comienza por los años de 1960. Cuesta creer que para ese entonces existían lentes de contacto bifocales continuando la original idea de Williamson y Noble (Londres, 1927) que ya presentaron su primer prototipo. 

Historia de la Contactología Historia de la Óptica

 




Agregar a favoritos

Para suscribiese al Boletin "La Vision en el Mundo de hoy" escribir a
lenticon-subscribe@domeus.es

Estamos en:
Corrientes 587 5to. piso
Tel: 5032-1304/05

Realizado por Santiago Crivelli